Email  Imprimir  Favoritos | Más

Y el despecho?

El primer despecho puede ser horrible. Puede ser que no puedas parar de llorar. Puede desencadenarse una profunda depresión. Pero, no te preocupes, los próximos despechos ya no serán tan difíciles. Aprende a identificar los síntomas de estrés...y cuándo pedir ayuda. 

Puedes sentir sentimientos de ira y ansiedad. Cuando estos sentimientos se salen de control, pueden dar lugar a pánico, depresión y agresión. Puedes experimentar sentimientos de estar sobrecargada,  desamparada o desesperanzada. 

Llega a ser difícil pensar en cualquier otra cosa excepto tu ex, hacer las cosas que tienes que hacer, o disfrutar de alguna cosa.  El sueño y los hábitos alimenticios pueden cambiar.  La fatiga física puede aumentar, de manera que incluso la actividad más simple te parece imposible.  Puedes desear empujar  a los demás, física o emocionalmente.  Puedes sentirte sin valor, con ganas de ser introvertida, o sentir que la vida no vale la pena seguirla viviendo.  Puedes encontrar que te estás aislando cada vez más de la gente o de los acontecimientos que han sido importantes para tí en el pasado.  Puede ser duro encontrarte con tu ex e intentar hablar el uno con el otro.  O, el hablar puede ser sustituido por discutir o gritar. 

Todos tenemos estos sentimientos ocasionalmente. Todos nos sentimos terribles, fuera de control, con pánico y enojados.

Es normal sentirse así unas semanas, pero si ya te dura más de un mes, considera contactarnos. Te podemos ayudar. Visita ¿Dónde acudir?

Cómo evitar sentirte así la próxima vez?

La amistad nace en el momento en que una persona le dice a otra: -¿Qué? ¿A tí te pasa igual? Yo creí que yo era la única" -C.S. Lewis

Desde el principio de la relación, recuerda no aislarte. Tu vida no puede girar en torno a tu pareja solamente. Tienes que cultivar la relación con tus amistades. Las parejas son sólo "archivos temporales"; los amigos, en cambio, son para siempre.

Tienes que mantenerte haciendo las cosas que te gustan, ir al gimnasio, volar parapente, ir a la playita, rodar en bicicleta, aunque a tu pareja no le guste. Cada quién necesita su propio espacio. 

No ames a tu pareja por sobre todas las cosas. No dejes tus estudios por amor, no dejes tu trabajo por amor, no cambies tu plan de vida por amor. Uno puede hacer concesiones, ceder algunas veces, pero no hacer cambios muy grandes, que después no van a tener sentido para tí. Después cuando el amor se acabe, te vas a encontrar sola en otro país, extraño para tí y trabajando en algo que no te gusta.

Algunas personas optan por seguir sus sueños, otras optan por seguir a su pareja. Ten en cuenta que tu carrera nunca se va a despertar una mañana a tu lado y te va a decir: Sabes qué? Ya no te quiero...

La vida es una sola como para equivocarse de trabajo y el único amor para siempre es el último.

Siempre recuerda que cuando se cierra una puerta, se abre otra...